Mesade articulación

Las OSC en la Segunda Ronda de Monitoreo de los compromisos de la CED [1]

Laura Becerra Pozos

Por: Laura Becerra Pozos

DECA, Equipo Pueblo, participó en la Segunda Ronda de Monitoreo de los compromisos de la Cooperación Eficaz al Desarrollo (CED), desde su rol de Punto Focal de la Alianza de OSC para la Eficacia del Desarrollo (AOED) en México.

Se consultaron diversas fuentes oficiales para contar con un marco de referencia, sobre los flujos de la cooperación en México; se definió la tecnología y se diseñó la Encuesta para una consulta en línea, con 25 preguntas, particularmente sobre el Indicador 2, referido a la Sociedad Civil y complementariamente sobre los Indicadores 3, 7 y 8, de la Metodología prevista, a partir de las preguntas sugeridas y  los cuatro módulos que las agrupan. Se dirigió a Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), Redes temáticas, investigadoras/es y personas expertas o vinculadas al tema de la cooperación y el desarrollo. [2]

Algunas de las OSC participamos en el seguimiento de la construcción de la Agenda 2030 de Desarrollo Sustentable; otras en la Financiación del Desarrollo, Cumbres Mundiales sobre desarrollo y cambio climático; organizaciones que nos articulamos para dar seguimiento a las negociaciones intergubernamentales en la ONU sobre los ODS.

De otro lado, sostuvimos sesiones previas de cabildeo con dos instancias del Gobierno Federal, de la Secretaría de Relaciones Exteriores (Cancillería de México): i) La Dirección General de Vinculación con las Organizaciones de la Sociedad Civil (DGVOSC); ii) La Agencia Mexicana de Cooperación Internacional al Desarrollo (AMEXCID), para explorar posibles acciones conjuntas.

El 12 de abril, en las instalaciones de la Cancillería mexicana, se realizó el Foro Presencial de sociedad civil para presentar y validar los resultados de la encuesta en línea, al que asistieron  Organizaciones representativas y cercanas al tema, redes de OSC y de la academia; además del punto focal del Consejo Social de la Agencia; representantes de la AMEXCID y la DGVOSC, que informaron sobre el proceso del gobierno, en el marco de la segunda ronda.

El proceso se desarrolló con base en la Metodología diseñada para el monitoreo y considerando las preguntas sugeridas, en torno al Indicador 2 (cuatro módulos), otras preguntas del Indicador 3, sobre el Diálogo Público-Privado (DPP); Evaluaciones incluyentes (Indicador 7), y Perspectiva de Género (Indicador 8).

Resultados principales sobre el entorno propicio para las OSC

Las consideraciones generales, producto de la consulta en línea y las tendencias que se presentan están sustentadas en la sistematización del conjunto de las 25 preguntas:

Considerando el Indicador Prioritario, ubicamos que la participación en la definición de prioridades, objetivos y metas de la cooperación del país, si bien se da, es aun limitada, ocasional, no incluyente del conjunto de actores-sectores. Los espacios o mecanismos (consejos) no son vinculantes y por tanto la posibilidad real de incidencia es escasa.

Sobre el Indicador 2  Evaluación del entorno favorable para las OSC.  La sociedad civil actúa en un entorno que potencia al máximo su participación y su contribución al desarrollo, destacamos algunas consideraciones en razón de los cuatro módulos de la Metodología.

PRIMER MÓDULO: Espacio para diálogo multilateral sobre políticas de desarrollo nacionales

La consulta de gobierno a las OSC se da, pero ocasional o eventualmente, lo que significa que los espacios o mecanismos que por ahora se utilizan no tienen la formalidad y quizá tampoco la efectividad para presentar puntos de vista y propuestas. Una cuarta parte de las respuestas no identificó espacio alguno de consulta. Se ubicaron opciones de formación para un diálogo plural, pero ocasionales y cerca del 40% no las reconoce. Por lo que las oportunidades de incidencia en la política pública de cooperación son limitadas y quizá selectivas.

SEGUNDO MÓDULO: Eficacia del desarrollo de las OSC: rendición de cuentas y transparencia

El hecho de que poco más de la mitad identifique mecanismos de transparencia y rendición de cuentas de las OSC y más del 30% que no, es indicador probablemente de que en México aún no se hacen visibles los informes que las organizaciones deben rendir -cuando son apoyadas con recurso públicos o privados-  o que los portales no están revelando esa información. Más de la mitad (54%) considera que las OSC  si informan sobre sus finanzas.

En ese mismo módulo encontramos que en nuestro país no se percibe la aplicación de los Principios de Estambul y acuerdos post Busan que -de manera decidida- estén generando condiciones para un ambiente o entorno propicio para las OSC.

TERCER MÓDULO: Cooperación oficial al desarrollo con las OSC

La consulta de los proveedores de la cooperación es ocasional o eventual, e incluso hay quienes dicen que no se da. Se coincide en que no se están impulsando políticas o acciones intencionadas para crear un entorno propicio para el desarrollo de las OSC, o lo que se hace es ocasional. Una parte (30%) piensa que la generación de ese ambiente favorable, no está en la Agenda del diálogo político o que aun son escasos los esfuerzos que se hacen.

CUARTO MÓDULO: Marco Legal y Reglamentario

En este caso se reconoce un marco legal y reglamentario que permite en efecto el funcionamiento de las OSC, pero el respeto a sus libertades es desigual e insuficiente, y no facilita necesariamente el acceso a recursos. Un alto porcentaje (71%) piensa que dicho marco margina a determinados grupos.

Indicador 3: Participación y contribución del sector privado al desarrollo

Las preguntas se dirigen a valorar el alcance, inclusión y transparencia del diálogo público privado (DPP). Destaca que cerca de las tres cuartas partes ponen en reserva la existencia de un DPP que incorpore al conjunto de actores del sector privado; generalmente no se transparentan esos diálogos; pocos perciben que ocurran en lógica de la planificación al desarrollo del gobierno.

Indicador 7: La responsabilidad mutua entre los actores se potencia mediante evaluaciones incluyentes

La participación de los actores no gubernamentales y de las autoridades locales en la evaluación de la cooperación es escasa y ocasional en nuestro país. Los eventuales ejercicios de evaluación no se transparentan de manera oportuna y formal.

Indicador 8: Igualdad de género y empoderamiento de la mujer

Hay un núcleo de OSC que si dan seguimiento al presupuesto-gastos en perspectiva de género, pero cerca de la mitad valora que no es sistemático y ordenado aún. Eventualmente las Organizaciones interesadas pueden ofrecer su opinión o comentarios sobre ese punto. El gobierno aun no logra identificar con eficacia las prioridades en la definición de los recursos para la igualdad de género y el progreso de las mujeres.

Tendencias y desafíos

Los resultados del monitoreo realizado, ratifican o confirman que la generación de condiciones para la participación de las OSC, que cuentan con un marco legal aceptable que las reconoce como actoras de interés público, no es suficiente si se consideran las distintas dimensiones de un ambiente o entorno propicio, como el económico, relacionado con los recursos para su desempeño; el político, que reconoce la libertad de asociación y favorece los espacios de diálogo gobierno-sociedad, así como el cultural, grado de reconocimiento o aceptación de la propia sociedad.

Hay progresos en nuestro país,  pero no suficientes como para afirmar que existen mecanismos de seguimiento de los compromisos asumidos en Busan, aunque cada vez más organizaciones o redes regionales, como en las que participa Equipo Pueblo (ALOP y la Mesa de Articulación de Asociaciones Nacionales y Redes de ONG ALyC) hemos ido posicionando el marco del Ambiente Propicio, como el referente, para medir en qué condiciones trabajan las OSC en México y cómo dialogan con sus gobiernos federal y locales.

Es conveniente decir que en los últimos años se generaron experiencias y mecanismos interesantes y ejemplares de participación de la sociedad civil, en procesos regionales-globales que surgieron y se formalizaron desde donde se decide la política exterior de México: La Secretaría de Relaciones Exteriores.

Sostener esos espacios o mecanismos es en efecto un desafío de todos los días, pues los cambios de representantes o servidores/as públicos, y/o de las reglas de participación, ponen en riesgo la calidad de la gestión y sobre todo las opciones de diálogo e incidencia de la sociedad civil.

La recomendación obvia es seguir impulsando y apoyando los procesos de las OSC, en cada país para mejorar la calidad de su participación, así como la del diálogo político para generar espacios efectivos de incidencia y corresponsabilidad.

Hay diversos procesos globales en los que participa nuestro país, donde se toman decisiones estratégicas sobre el desarrollo de los países de distintos niveles, en los que participan las OSC en México; han sido proactivas en las Cumbres de Jefes de Estado y Gobierno, sobre el medio ambiente, la financiación al desarrollo, los ODS, convertidos en la Agenda 2030 y otros, que muestran el interés y activismo de la sociedad civil mexicana, que se posiciona y ofrece alternativas al gobierno, de cara a las negociaciones en esos espacios regionales.

Aunque también es justo reconocer que el porcentaje de OSC participantes, respecto al total es bajo. Son las que tienen convicción de que las decisiones de política exterior relacionadas con el desarrollo, impactan a la sociedad en su conjunto, las que apostamos al diálogo con el gobierno, para la incidencia pública.

———————————-

[1] Artículo integrado a partir del Informe del Punto Focal- México: DECA, Equipo Pueblo,  entregado en Abril, 2016, en el marco de la iniciativa de la AEOD

[2] La encuesta se integró considerando la metodología prevista y las preguntas sugeridas para este proceso a nivel global, con base en la Guía de Monitoreo 2015-2016 y el documento: Preguntas relevantes para la sociedad civil.