Mesade articulación

Carta “Más Allá de 2015” y reacción a recomendaciones sobre “Draft-Zero” del Grupo de Trabajo Abierto (OWG) sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

MESA DE ARTICULACIÓN

Por: MESA DE ARTICULACIÓN

Sr. Heraldo Muñoz

Ministro de Relaciones Exteriores,

Gobierno de Chile,

 

De nuestra consideración,

La campaña de la sociedad civil global “Más Allá del 2015” (BEYOND 2015), que consta de más de mil Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) en más de 130 países -dentro de ellas, a decenas de OSC de Latinoamérica-, saluda muy atentamente a usted, a la Cancillería y a la Misión Permanente del Gobierno de Chile en Naciones Unidas y se complace en compartir su reacción a la “Introducción y objetivos y metas propuestos sobre el Desarrollo Sostenible de la Agenda de Desarrollo Post-2015 (Zero Draft) “, presentado por los Copresidentes del Grupo de Trabajo Abierto (OWG) de Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En primer lugar, valoramos que las negociaciones en curso evidencian una voluntad política para: hacer frente al tema de la desigualdad, tanto dentro de las naciones como entre las naciones; asumir el compromiso de un enfoque de derechos humanos y de lucha contra la pobreza; concebir la importancia de un desarrollo ambientalmente sostenible; reconocer que los derechos de las mujeres y las niñas deben ser alcanzados, los que – a nuestro juicio-, debiesen además incluir plenamente sus derechos sexuales y reproductivos. Nuestra campaña “Más allá de 2015” insta al Gobierno de Chile y a los gobiernos latinoamericanos a mantener este compromiso en las negociaciones venideras.

Junto con esta carta que hace una reflexión general sobre el proceso del Grupo Abierto de Trabajo (OWG) y de su nuevo documento, adjuntamos una síntesis de nuestras observaciones fundamentales, y el desarrollo de las recomendaciones específicas sobre el propio documento DRAFT-ZERO.

Acogemos con gran satisfacción la re-inclusión que ha hecho el Grupo Abierto de Trabajo (OWG) de un objetivo centrado en la reducción de las desigualdades, tanto dentro de los países como entre los países. Esto fortalecerá la agenda post-2015 y podrá demostrar que el “no dejar a nadie atrás”, principio propuesto por el Grupo de Alto Nivel de la ONU, puede ser entendido como un compromiso. Por consiguiente, instamos a los Estados Miembros y a los Estados Latinoamericanos a que apoyen este objetivo, y aseguren que los datos de desigualdad sean desagregados, como mínimo, por género, geografía, ingresos, discapacidad y edad, para garantizar el seguimiento preciso del progreso de este indicador en los grupos marginados. (Ver Meta 10.7).

También acogemos con satisfacción los avances en la integración del enfoque basado en los derechos humanos; muchas de las metas ahora muestran un nivel más adecuado a lo que la realidad del mundo demanda. Es importante que el documento vaya más allá de un reconocimiento formal del desarrollo basado en un enfoque de derechos humanos, entendidos en términos de derechos ejecutables y exigibles por las personas. En consecuencia, el desarrollo debe ser coherente con los derechos de las personas, y coherente con la limitada capacidad de carga del planeta. Queremos animar a los Estados miembros a tener en cuenta el ‘Litmus Test‘ de los Derechos Humanos a través de sus negociaciones:  ver  http://cesr.org/downloads/HRs.Post2015.litmus.test.pdf

Valoramos en particular la inclusión de objetivos relacionados con sistemas más ambiciosos de estadísticas, no tomando solamente el indicador del PIB e incorporando otros, tales como el capital social, humano y ambiental (8.16), considerando que la actual capacidad estadística está disponible para este propósito (17.30). Esto le da una ventana al impulso de nuevos modelos económicos, que aumentarán en el futuro el bienestar de las personas y el medio ambiente.

El hecho de que el documento ahora habla predominantemente de “crecimiento económico sostenible” en lugar de “crecimiento económico sostenido” es un avance, como lo es el claro enfoque en el consumo y la producción sostenibles. Sin embargo, la Meta 8.1 (sostener un crecimiento económico per cápita de al menos x% anual) es incompatible con los objetivos de producción y consumo sostenibles y del desarrollo dentro de límites ambientales aceptables. En lugar de apuntar a sostener el crecimiento económico per cápita, el Grupo Abierto de Trabajo (OWG) debe apuntar a promover un desarrollo inclusivo, favorable a los pobres y sostenible (“desarrollo” en lugar de “crecimiento económico”), centrándose en los impactos positivos para los grupos más pobres y marginados dentro de cada contexto nacional”.

Además, la campaña “Más Allá de 2015” ve con beneplácito la continuación de la presencia de la Meta 16 sobre “sociedades pacíficas e inclusivas, estado de derecho, instituciones eficaces y capaces”. Tenemos la esperanza de que se logrará un consenso y que esta área crucial será reflejada adecuadamente en la agenda post-2015, ya que esta Meta es fundamental para su éxito.

Si bien valoramos la existencia de un objetivo independiente sobre el cambio climático, sugerimos que este debe incluir unas metas más concretas y ambiciosas. El objetivo debe desarrollarse teniendo en cuenta, y siendo coherentes con las negociaciones de la “Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático: CMNUCC” respecto de un acuerdo que se alcance en la COP 20 y COP21, guiados por el objetivo último de la Convención. Creemos que un objetivo fuerte sobre el cambio climático, incluyendo una aplicación dinámica del principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, puede ser propicio para conducir una acción internacional sobre el cambio climático en un alto nivel de ambición. Por lo tanto, es crucial que la Meta 13.1 incluya el compromiso de que el mundo no exceda el calentamiento global de 1.5 grados Celsius.

En esta etapa final del trabajo del Grupo de Trabajo Abierto (OWG), la campaña “Más Allá del 2015” (BEYOND 2015) aún está muy preocupada por el enfoque de la “universalidad” de los objetivos. El documento debe dejar claro que todas las metas y objetivos se aplican a todos los países, y deben aplicarse con una diferenciación adecuada y el apoyo internacional de acuerdo a su contexto nacional; actualmente no lo es. Los objetivos y metas deben no sólo ser de “aplicación universal”, sino también universalmente comprometidos. El Grupo de Trabajo Abierto (OWG) necesita hacer una referencia inequívoca a la naturaleza universal del enfoque. La universalidad debe abarcar también el objetivo de los Medios de Implementación (MoI), que la campaña “Más Allá de 2015” acoge con gran satisfacción. Debe quedar claro que una Alianza Mundial, en la que todos los actores tienen responsabilidades, es fundamental para el éxito del proceso y su aplicación. Se necesitan más discusiones abiertas y multisectoriales sobre los Medios de Implementación (MoI) para garantizar que este objetivo refleje la interrelación, la coherencia y la exhaustividad, que son cruciales para la eficacia de la agenda post-2015.

La campaña “Más Allá de 2015” recomienda que el documento afirme claramente que la Meta 17 tiene por objeto la realización práctica de los objetivos 1 a 16, dado que solamente “mejorar los Medios de Implementación (MoI)” no constituye un fin en sí mismo.

Los resultados del proceso de consulta global de la campaña “Más allá del 2015” (BEYOND 2015) con las personas afectadas por la pobreza, vulnerables y marginadas han demostrado que a menudo éstas no se benefician de las intervenciones destinadas a combatir la pobreza, incluidos los ODM. Si queremos alcanzar un desarrollo sostenible verdaderamente inclusivo, tenemos que incorporar explícitamente a los más pobres y a los más vulnerables en todas las metas. Las personas que viven en la pobreza nos han enseñado que no quieren caridad; quieren capacidades y oportunidades. Para estas personas, el desarrollo sostenible debe estar “centrado en las personas”; basado en el respeto de la reivindicación de la igualdad de todos, el derecho y la libertad para prosperar y florecer. Nadie debe ser dejado atrás. En consecuencia, la Meta 10.1 debe ser revisada con el fin de traducir esa voluntad política en un compromiso real: Aumentar el reconocimiento y cumplimiento de los derechos culturales, políticos, económicos, sociales y ambientales para las minorías políticas, sociales y culturales específicas, y eliminar todas las bases legales y socio-culturales de la discriminación.

Reconocemos que el documento “Draft Zero” incluye más objetivos de los que muchos de nosotros y también de Estados miembros perciben como ideales, pero queremos recordar que tenemos un año completo delante de nosotros para resolver las cuestiones pendientes. Los co-presidentes deben dar prioridad a un informe que abarque la amplitud y diversidad de temas sobre la mesa, en lugar de tratar de racionalizar demasiado pronto, a expensas de una agenda de desarrollo sostenible post- 2015 transformadora.

Adjuntamos entonces las reacciones específicas de la campaña de la sociedad civil global “Más Allá de 2015” (BEYOND 2015) al preámbulo y al DRAFT-ZERO. Quedamos a su disposición para cualquier otra contribución.

 

Le saluda muy cordialmente,
Miguel Santibáñez

Coordinador Regional América latina

#Mas Allá de 2015” (BEYOND2015)

Asociación Chilena de ONGs – ACCIÓN

 

Leo Williams                                     

Coordinador Internacional

#MasAllade2015

 

Naiara Costa

Directora de Incidencia

#MasAllade2015